volver        

El 17 de Enero de 2017, la prestigiosa revista científica Environmental Monitoring and Assessment publicó un trabajo de un grupo de investigadores científicos argentinos sobre la presencia y destino de agrotóxicos en los ríos Paraguay y Paraná, que junto al Uruguay, son los principales cursos de agua que conforman la Cuenca del Río de la Plata.

El trabajo se titula "Occurrence and fate of pesticides in the Argentine stretch of the Paraguay-Paraná basin" y lo firman Etchegoyen y Abelando del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente - CIMA, Alicia Ronco y Damian Marino del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas - CONICET, y  Almada del Instituto Universitario de Seguridad Marítima-Dirección de Protección Ambiental-Prefectura Naval Argentina.

En la investigación se señala que el tramo argentino de los ríos Paraguay Paraná, cruza regiones dedicadas a la agricultura extensiva e intensiva sobre todo con el control químico de componentes biológicos, considerados indeseados por el agronegocio.

La utilización de agrotóxicos en la región ha aumentado un 900% en las dos últimas décadas asociados con la introducción de los cultivos transgénicos y las técnicas de siembra directa.

El objetivo de la investigación científica fue estudiar la ocurrencia, la concentración y destino de los agrotóxicos en las aguas superficiales y sedimentos del fondo de los afluentes mas importantes y principal curso de agua de los ríos Paraná y Paraguay, en su tramo en territorio argentino.

Los investigadores tomaron muestras de 22 lugares de los  Ríos Paraguay y Paraná y se consideró el informe de los resultados obtenidos en las dos campañas de vigilancia (2010-2012).

Las aguas superficiales y sedimentos del fondo se analizaron de acuerdo con los métodos estandarizados de dispersión-matriz en fase sólida y extracción líquido-líquido, respectivamente.




Veintitrés compuestos de agrotóxicos fueron analizados mediante cromatografía de gases. Los resultados de ambas campañas de toma de muestras, en toda la cuenca, indicaron la distribución generalizada pero variable de las concentraciones detectadas. Los rangos de agrotóxicos en agua y sedimentos fueron, respectivamente, de 0,004 a 6,62 mg/l y 0,16 a 221,3 mg/kg de peso seco, destacándose como relevantes los altos valores de los agrotóxicos Endosulfán, clorpirifos y cipermetrina.

El trabajo concluye que todas las concentraciones detectadas en el agua superan las pautas recomendadas para la protección de la biota acuática. La partición indica una mayor afinidad por los sedimentos. Y se indica como probabilidad que la actividad agrícola es la fuente de contaminación a través de las cargas de agrotóxicos transportados por los afluentes que al llegar al principal curso de agua, alteran la calidad del ecosistema acuático.

Las conclusiones del trabajo de los investigadores científicos argentinos, son coincidentes con los resultados de las investigaciones del médico Dr Wanderlei Pignatti, en el estado de Matto Grosso, Brasil, sobre los cursos de aguas que son nacientes del Río Paraguay, el que luego confluye, ya en el territorio Argentino (Paso de la Patria, Corrientes) con el Río Paraná.

En sus pesquisas, el equipo brasileño del Profesor Dr. Pignatti, halló 9 agrotóxicos en los análisis de aguas superficiales de los ríos en la localidad de Lucas Do Rio Verde (Matto Grosso), destacándose los altos valores de los agrotóxicos Endosulfan, Atrazina, Malatión y permetrina. También se hallaron valores significativos de clorpirifos y flutriafol.

En la presentación de sus ultimas investigaciones, realizada en la Catedral de Goias, en el mes de Setiembre de 2016, en el marco del Segundo Seminario Nacional de Agrotóxicos y Derechos Humanos de Brasil, Pignatti esbozó que es muy probable que la alta contaminación con agrotóxicos que sufre el río Paraguay en el centro de Brasil (se utilizan mas de mil millones de litros de biocidas por año), producto del agronegocio, repercuta y colabore en los niveles de agrotóxicos en los tramos de los ríos Paraná y Paraguay en el territorio argentino.

El estudio del equipo de investigadores argentinos, brinda un dato que si bien acompaña la teoría de Pignatti, no implica que sea concluyente al respecto, pero sin dudas nos presenta una situación de incertidumbre  - por el riesgo creado - que obliga a un obrar precautorio e indica y asegura que no estamos ante un problema ambiental solamente local sino regional, que involucra a una cuenca hídrica que cruza tres países Brasil, Paraguay y Argentina, todos ellos atravesados - a la vez - por el núcleo mas grande del agronegocio sojero de todo el planeta, donde se esparcen mas de mil quinientos millones de litros/kilos de agrotóxicos por año..

Y un dato muy preocupante a considerar: la mayoría de los sistemas de red de agua para consumo domiciliario de las ciudades y pueblos ribereños del Río Paraguay y Paraná, se sirven de sus aguas. Sistemas que no evalúan ni analizan la presencia de agrotóxicos en agua, salvos casos muy excepcionales (Ciudad de Rosario, aunque no abarca a todos los agrotóxicos)

La situación relevada con datos precisos, motiva activar - sin demoras - la intervención orgánica regional  - Mercosur  - a fin de que se cumplan con los compromisos de carácter ambiental plasmados en una decena de documentos y se resguarde la salud de la población y el derecho humano al agua potable.

Estudios sobre Aguas superficiales en los ríos de la localidad Lucas Do Rio Verde, afluentes del Río Paraguay en sus nacientes en el Mato Grosso, Brasil. Muestras tomadas entre Set. 2009 y Abril 2011, por el equipo de investigación del Dr. Wanderlei Pignatti.