volver  

     Share on Google+ 


QUE ES LA CARCINOGÉNESIS ?

 

La carcinogénesis es el proceso por el cual las células de un organismo humano o animal se transforman en células neoplásicas. Éstas son las promotoras para iniciar en el organismo el proceso de formación de masas anormales de tejido (neoplasia).

Esas masas anormales se producen porque las células neoplásicas que lo constituyen se multiplican a un ritmo superior a lo normal. Las neoplasias pueden ser benignas cuando se extienden solo localmente, y malignas cuando se comportan de forma agresiva, comprimiendo los tejidos próximos y hasta diseminándose a distancia. En el segundo caso, el proceso celular neoplásico maligno es conocido comúnmente como cáncer. Hablamos de una mutación genética que derivó en una carcinogénesis.

Muchos agrotóxicos, conforme estudios e investigaciones, han sido clasificados como agentes cancerígenos, en razón de estar vinculados a la generación de procesos neoplásicos malignos.

La exposición a un agrotóxico caracterizado como un agente cancerígeno debe ser analizado bajos los principios de la carcinogénesis química, dado que un agrotóxico es un químico.

La carcinogénesis química tiene principios propios, que son los resultados de estudios epidemiológicos y de ensayos en laboratorios.

Esos principios son:

1) La carcinogénesis química es dosis-dependiente: para iniciar la transformación de células normales en neoplásicas hace falta una dosis mínima reiterada de un agente carcinógeno.

2) Pequeñas dosis de carcinógeno repetidas tienen efectos acumulativos. El resultado final es determinado por la dosis total. En consecuencia, los agentes carcinógenos requieren prolongados períodos de tiempo (tiempo de latencia) antes de que se desarrolle una neoplasia (tumor). El tiempo entre exposición a agentes químicos y aparición de un tumor en el ser humano oscila entre cinco y 30 años.

3) Gran parte de los agentes carcinógenos pueden actuar sinérgicamente, facilitando mutuamente su acción o aumentando la susceptibilidad a agentes promotores.

4) La carcinogénesis química suele ser un proceso multicausal en el que participan dos tipos de carcinógenos: los agentes iniciadores, que producen alteraciones irreversibles en el ADN de las células, que se transmitirán en la división celular a las células hijas y que son las responsables del inicio del proceso de transformación neoplásica; y los agentes promotores, que facilitan el desarrollo del tumor, siempre y cuando el proceso haya sido iniciado por los agentes iniciadores. Los agentes promotores inducen tumores a partir de células iniciadas, pero no son tumorígenos por sí mismos.

5) La proliferación celular potencia la carcinogénesis: puede decirse que sin proliferación celular no hay transformación neoplásica.  Las enfermedades que se asocian a gran proliferación celular pueden favorecer el desarrollo de tumores.

6) En la mayoría de los casos, los agentes carcinógenos actúan como operadores remotos o indirectos, es decir requieren una activación metabólica para ejercer su acción carcinogénica, mientras eso no sucede, son residentes latentes. A diferencia, de otros carcinógenos que en la minoría de los casos, inducen directamente a la transformación neoplásica y se denominan carcinógenos directos.

Fuente:

  • Fundamentos de Oncología. Henry C. Pilot

  • Sánchez González Miguel Ángel: Historia de la medicina y humanidades médicas. Terminología médica

  • Clasificación de sustancias químicas cancerígenas, Revista de toxicología, 10, p. 3-29 (1993)-Laboratorios Merck: The Merck Manual: Carcinogénesis.

  • Principios y Práctica de Oncología. Volumen 1. Ed: panamericana. 5ª edición 1999
    DeVita V., Hellman S., Rosenberg S. Cancer

  • Principios Generales de Carcinogénesis: Carcinogénesis Química y Hormonal Luis Domínguez Boada- Departamento de Ciencias Clínicas - Universidad de Las Palmas de Gran Canaria - Instituto Canario de Investigación del Cáncer

El consumo de Frutas, Verduras y Hortalizas con residuos de agentes cancerígenos (no de uno solo, sino de varios; hasta de 15 como son los casos extremos del Limón, Mandarina, Naranja y Pomelo; de 12 en la Acelga y Espinaca; y  10 en la Lechuga y Achicoria) es un riesgo inaceptable para la salud humana.

Se dice que es inaceptable, porque las agencias estatales de seguridad e inocuidad alimentaria de Argentina (SENASA y ANMAT) y del mundo, justifican los residuos de agrotóxicos en alimentos, en el control del riesgo, aceptando un valor máximo de residuo tolerable, que determinaría el limite máximo de tolerancia diario del organismo humano a un agrotóxico, pero esa consideración, ignora abiertamente la carga total química y acumulativa de los agrotóxicos que recibe diariamente el organismo y el modo de acción por bioacumulación y los efectos sinérgicos de aquellos.

Ningún valor de Límite Máximo de Residuo de un agrotóxico, en todo el mundo, tiene una comprobación científica válida objetiva e independiente en ensayos en animales, a plazos largos. Todos los estudios que se han exhibido y publicado hasta ahora (y sobre los cuales se obtienen las autorizaciones estatales de los agrotóxicos), se han realizado sobre los principios activos y por laboratorios o equipos de científicos, con conflictos de intereses.  A su vez, recién a partir del año 2011 se establecieron mundialmente los protocolos para evaluar debida y correctamente los efectos crónicos y carcinogenéticos en ensayos en laboratorios, de alimentos, transgénicos y agrotóxicos.

Por lo pronto, debe estarse a la literatura oncológica, que enseña, que no hay un valor seguro de exposición a un agente cancerígeno, dado que este actúa por acumulación y el resultado de la dosis total para activar el proceso neoplásico, es absolutamente indeterminable.

A su vez, debe considerarse que el accionar de un agente cancerígeno se puede potenciar exponencialmente por la sinergia con otro agente cancerígeno.

Ultimas ambas cuestiones, nos presentan no sólo un riesgo inaceptable, sino también una clara incertidumbre científica, de la cual, solo hay una opción para salir: es la realización de estudios sobre los efectos cancerígenos y sinérgicos en roedores, a largo plazo.

Es una obligación de los Estados. Hasta ahora ninguno lo ha exigido.

Las buenas practicas, el simple de lavado de las frutas y verduras, también son argumentos inaceptables, ya que en el caso de Argentina, el modo de acción del 37 % de los agrotóxicos detectados como agentes cancerígenos, es sistémico, es decir, se expresan en cada célula.


QUE DICEN LOS CONTROLES DEL SENASA SOBRE LOS ALIMENTOS?

De los resultados de los controles realizados en la Argentina por el SENASA en 38 alimentos, entre los años 2011 y 2016, surge que se detectaron 65 agrotóxicos. El  49 % de los agrotóxicos detectados (32 sobre 65) conforma el grupo de agentes Cancerígenos, considerados así, en razón de evidencias científicas.

Otro dato importante: de los 32 agrotóxicos detectados como agentes Cancerígenos, el modo de acción del  37 % , es sistémico: esto significa que el agrotóxico actúa mediante la savia de la planta, que lo moviliza dentro de la misma, transportando así el ingrediente activo a todas sus partes, raíces, tallos, hojas y yemas, pero también al fruto, grano u hoja de consumo humano. Por lo tanto, el lavado con agua de las frutas o las verduras puede representar una ayuda para minimizar y reducir (nunca desaparecer) la exposición en relación a los residuos de agrotóxicos que se encuentren en la superficie, pero resulta inoficioso respecto de los que se encuentran dentro de la planta misma.

En el  87 %  del total de los alimentos alcanzados por los controles del SENASA, se detectaron agrotóxicos que actúan como agentes Cancerígenos.


Para la determinación como Cancerígeno (probable o posible) de un agrotóxico se ha tomado como fuente a las clasificaciones de la EPA (Agencia Ambiental de Estados Unidos), la IARC (Agencia de Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud);  así también se consideró la información sobre evidencias científicas recopiladas por la Universidad Nacional de Costa Rica.

Abajo presentamos en gráficos los datos obtenidos de los registros oficiales del SENASA para relacionarlos con la Carcinogénesis.


AGROTÓXICOS DETECTADOS CONSIDERADOS AGENTES CANCERÍGENOS
DDT Hexaconazole Diclorvos Cipermetrina
Bifentrin Acefato Dimetoato Metidation
Permetrina Pirimicarb Pirimifos metil Imazalil
Procloraz Tiacloprid 2,4-D Imidacloprid
Clorotalonil Difenoconazole Folpet Glifosato
Iprodione Linuron Metil Tiofanato Spirodiclofan
Procimidone Pyrimethanil Tebuconazole Ciproconazole
Carbendazim Carbaril Captan Orto Fenil Fenol

ALIMENTOS DETECTADOS CON AGENTES CANCERÍGENOS
Acelga Cebolla Lechuga Palta Soja
Achicoria Cereza Limón Pelón Tomate
Albahaca Ciruela Manzana Pimentón Trigo
Ananá Durazno Maiz Pimiento Zanahoria
Apio Espinaca Mandarina Pomelo Uva
Arroz Kiwi Naranja Rucula  
Banana Frutilla Papa Sandia  

Todos los datos de sustancias químicas detectadas en los alimentos fueron obtenidos de los registros oficiales del SENASA por el período 2011-2016. Nunca fueron publicados por el organismo.



RANKING DE ALIMENTOS POR CANTIDAD DE AGROTÓXICOS CANCERÍGENOS DETECTADOS